viernes, 16 de abril de 2010

El Niño Hiperactivo en e Aula (parte 2)

¡¡Es que ese maestro ya le tiene idea a mi hijo!!..... una de las frases que podemos oir de los padres de familia que escucharon un comentario del maestro para que su hijo fuera atendido por un especialista por que el maestro piensa que el niño no puede aprender al mismo ritmo que los demás niños. ¿Por qué como padres nos cuesta tanto trabajo entender que el maestro no tiene nada contra su hijo y que esta perocupado por su aprendizaje?.
Como maestro y con varias experiencias de ese tipo en ocaciones es tan frustante que lo único que como maestro puedo pensar es: "¿a mi qué?, ni mi hijo es" por que al final de cuentas es así. Es decir no es nuestro hijo y aunque los queremos tratrar como tal, debemos entender que a si es, NO SON NUESTORS HIJOS, SI NO SUYOS.
Y en tales condiciones ¿qué puedo hacer como padre cuando creo que el maestro tiene algo en contra de mi hijo?. Para mi sería la cosa más simple del planeta. Hágale caso al maestro y haga todo lo que él diga. Si así es. Si el maestro dice que necesita ayuda especial pues décela que más puede perder, al fin y al cabo se trata de su hijo o, ¿que no le importa la salud mental de su hijo? mire, al decir que no tiene nada que perder y mucho que ganar asi es. ¿Por qué? porque si usted como padre lo lleva a su ayuda especial y a ser valorado usted saldra de dudas del problema de su hijo y podrá junto con el profesor hacer mucho por el desarrollo de su hijo.
Por otra parte si después de la valoración, el diagnóstico es que el niño esta completamente NORMAL (lo de normal ya tendremos tiempo para tratarlo en otra ocación), usted tendrá todas la herramientas para decirle al maestro que el problema no viene del niño si no de él como maestro. Claro que como maestros entendemos que si el padre acepta esta realidad nuestro trabajo será mucho más sencillo.
En el caso de que el niño tenga un problema de aprendizaje y depués de ésta valoración tanto el maestro como el padre de familia tendrán toda un panorama de qué se puede hacer, dónde se encuentran cada uno en su función.
Y ¿qué pasa si mi hijo es diagnósticado con algún tipo de problema de aprendizaje?. Muchos padres se alarman al saber que su hijo tiene un problema de aprendizaje, de hecho en la mayoría de los casos el miedo a enterarse o confirmar que efectivamente su hijo tiene un problema es lo que impide a los padres llevar a su hijo con un especialista. Pero ¿qué hacer una vez confirmado el caso?, NADA, si de verdad nada. Como padre ha cumplido con su responsabilidad. Lo demás es la cosa más simple. ¿Qué hace cuando va al doctor y le dicen que esta enfermo? lo más lógico. Seguir con las indicaciones y tomar su tratamiento hasta que se recupera la salud. De igual forma el especialista que diagnóstica un problema de aprendizaje tendrá que valorar al paciente y determinar el tratamiento a seguir. Como padre la responsablidad deberá ser, seguir las indicaciones del especialista tratente.
¿Y el maestro? de este momento en adelante será un apoyo para el alumno y el padre de familia. De ninguna manera esta obligado a hacer lo que el especialista le pida, será un apoyo pero no un paciente más del especialista. Por experiencia propia puedo afirmar que en algunas ocaciones el especialista no puede delimitar donde el maestro es un apoyo y no un paciente más. Es decir creé que el niño tratado se "arregla" si el maestro hace o deja de hacer tal o cual cosa y no es así. Pero asumiento su responsabilidad como un docente profesional estará dispuesto a dar ayuda en todo momento.
Pero si el panorama es tan positivo, ¿por qué en nuestras escuelas es tan difícil que un niño sea llevado con un especialista para su valoración? La respuesta es fácil: TRADICIÓN. La moyoría de los padres tiene muy arraigada la creencia que si tu hijo tiene un problema de aprendizaje es por que esta tonto. Esta idea esta tan adentro que es casi imposible hacerle ver la padre que su hijo es normal y que su proceso de aprendizaje es diferente a la de los niños promedio. Aprende de uan forma diferente, a un ritmo diferente y nada más. Pero es tan difícil hacerle ver lo contrario porque desafortunadamente pesa más lo que nuestros padres nos inculcaron cuando eramos alumnos de primaria "si no le entiendes a las matemáticas es por que eres un tarado" y no necesariamente porque tu habilidad era diferente a la suya. Pero imaginate diciendole a tu papá cuando eras niños "APA ES QUE NO LE ENTIENDO A LAS MATEMÁTICAS POR QUE LO MIO ES ESPAÑOL" por supuesto que no podría hacerlo. Ahora bien un niño así, después de que los padres lo traumaron dicéndole que es un tarado, será malo en todo, incluso en Educación Física. Entonces la frase con la que empezamos este artículo "es que el maestro ya le agarro idea a mi hijo" deberiamos cambiarla por "es que mis padres me agarraron idea a mi y no quiero que pase lo mismo con mi hijo" entonces, si como padre entiendo que no se trata de agarrar idea sino de hacer que la escuela sea lo más normal para mi hijo, tendría que pensar qué estoy dispuesto a hacer para que así sea.
Ahora para quitar cualquier preocupación o "etiqueta" ¿cuándo a visto un adulto hiperactivo? o ¿cuándo ha tenido un compañero de trabajo con deficit de atención, o algún problema de aprendizaje de cuando eran niños? suena de risa pero así es. En la mayoría de los casos estos problemas sólo se hacen evidentes en la edad de la infancia, es decir preescolar y primaria, y en muy raros casos en secundaria. Ya en la preparatoria todos somos "normalitos". Así que padre de familia sin miedo, y a hacer cumplir responsablemente la parte que le toca. Maestro si en la escuela no te dijeron de estos casos, eso es lo maravilloso: que puedes hacer tu tarea, estudiar y aprender y etonces ser el mejor ejemplo de tus alumnos.

lunes, 5 de abril de 2010

El Niño Hiperactivo en el Aula (parte 1)

"Señora es que su hijo es hiperactivo por eso no aprende en la escuela" Clásica respuesta de un maestro de grupo que no conoce en lo más mínimo el problema de los niños con hiperactividad. "Debe de decirle al maestro que haga tal y cual cosa para que el niño ponga atención y aprenda en el aula" Esta sería la clásica respuesta del sicólogo de su hijo para que usted le diga al maestro como debe de aprender su hijo, sin mínimo conocer la dinámica de aprendizaje de un grupo.
Pero ¿Entonces qué se debe de hacer con los niños con este preblema? y ¿Como padres, tenemos alternativas para solucionar el problema? ¿Qué soluciones podemos encontrar?.
Primero debemos de estar concientes de que el problema existe y que los maestros en el aula son mayormente responsables del aprendizaje de los niños, pero no del desarrollo que como personas ellos puedan lograr. Es decir, si bien un maestro es el responsable de que los alumno aprendan no es es responsable del desarrollo sicológico y social que pudiera alcanzar, es decir, de la salud social de éste como individuo en la comunidad.
Como se menciona la principio, muchos maestros no saben atacar el problema por falta de herramientas y recursos del que adolece nuestro limitado sistema educativo en México, pero de eso a que no pueda hacer nada esta muy distante de la realidad. Por otro lado considero un insulto a la labor docente el que un profesional, en este caso un Sicólogo se atreva a decir cómo un alumno debe de ser atendido en un sálón de clases, si tener la más remota idea de la estructura y dinámica social que se dessarrolla en un aula de clase. ¿Cómo es posible que le diga al maestro cómo atender a un alumno con hiperactividad de manera particular cuando en la realidad el maestro debe de atender a un promedio de 35 a 40 alumnos por grupo? ¿No resulta casi absurdo que el sicólogo pida al maestro que trate casi de manera particular a Juanito que tiene hiperactividad cuando tiene otros 39 alumnos que atender y enseñar en una mañana? y lo peor ,todavía aconseja al padre que debe de exigir al maestro porque para eso le pagan.
Sin duda alguna que estamos en una encrucijada, porque estamos hablando de un "Juanito" que fue atendido por sus padres pero el maestro puede tener otro "Juanito" que sus padre ni siquiera se han percatado que su hijo tiene hiperactividad y entonces la manera más fácil de solucionar el problema es culpar al maestro porque tiene un pésimo desmpeño como docente. Y por si esto no es suficiente todavía hay que sumarle a la "mamá de Panchito" que dice y asegura que su hijo tiene hiperactividad y que por eso es tan inquieto en el salón cuando en realidad su hijo es un mal criado y que esperan que el maestro eduque en algo que es responsabilidad plena de ella como madre.
Mi inteción no es descalificar o lavar culpas de un lado ni de otro si no hablar de un problema social que nos afecta, que cada día aunmenta y que raras ocasiones nos ponemos de acuerdo en lo que debería ser más importante, LOS ALUMNOS.
Primero quisiera pedir que dejemos a un lado al sicólogo y al neurólogo del niño (si es que esta siendo tratado) porque repito ¿Cómo se atreven a dar un tratamiento que esta totalmente fuera del alcance de ellos como si el maesto del niño trabajara para él?. Su labor muy respetable pero deben de entender que su tratamiento tiene límites y no por que los maestros de manera intencional se nieguen a ayudar o ser parte de la solución. Deben de entender que el Profe Efrén tiene otros 39 alumnos (si no es que más) y que cada alumno es un mundo diferente. ¿O necesitan una clase para saber que cada individuo es único e independiente y que su proceso cognitivo es totalmente diferente uno del otro? No creo que necesiten esa clase si de verdad son unos profesionales y conocedores de la materia.
Créanme, esa sería la primera solución. Que ellos se limiten a hacer lo que esta a su alcance dentro de su consultorio y dejen que el maestro haga lo propio en el aula. O que, ¿A caso uno anda diciéndoles como tratar a sus pacientes o que es mejor o peor para ellos? Claro que no. Bien es cierto que podemos trabajar en equipo y juntos ser una solución mas pronta al problema, sin embargo eso dista mucho de dar órdenes y decir que tiene que hacer el maestro con "Juanito" para que aprenda. A demás a quién de verdad le pagan para que el niño mejore es él, al sicólogo o al neurólogo. A ellos si les pagan por sesión o por consulta, y el maestro hace avanzar al niño y el profecionista tratante sige cobrando, al rato va a decir que también le va a cobrar al maestro los "tips" dados para que los los alumnos progresen. Pero bueno esto como en la Viña del Señor De todo te encuentras en la vida.
Ya, volviendo a nuestro trabajo, quien primero se entera (generalmente) de que el niño tiene un problema de aprendizaje es el maestro. Desde una simple miopía que le impide ver perfectamente el pizarrón hasta un traumatizante divorcio de los padres (sí, así es, de todos nos enteramos los maestros y de que manera eh!! pero esa es otra historia) entonces sería justo que al primero al que hay que hacerle caso es al maestro ¿O no?.
Como padre, sería bueno ESCUCHAR la valoración del maestro y su opinión personal, y, luego entonces hacer caso a su indación. Nos encontramos en situaciones en que como maestro le decimos que su hijo tiene un problemita que nos gustaría un poco de apoyo y de manera automática el padre cree que el maestro le esta diciendo tarado al niño y que lo esta maltratando sicológicamente, pero después de algunas semanas que llevó al niño diagnósticar, agradece y hasta paga para escuchar que su hijo tiene un problema de aprendizaje y hasta puede ser un asesino en serie si no lo sigue llevando a tratamiento, por favor ¿Por qué no podemos abrir los ojos?.
Entonces SEGUNDO: POR FAVOR ESCUCHE LA OPINIÓN DEL MAESTRO DE SU HIJO, PÍDALE QUE SEA SINCERO CON USTED Y ABRA SU CORAZÓN Y SU MENTE A ESCUCHAR COSAS QUE QUIZÁ NO SEAN DE SU AGRADO, PERO QUE SE TRATA DE LO MÁS VALIOSO QUE TIENE EN SU VIDA, SU HIJO.
Es cierto y se lo que esta pensando, que hay muchos maestros que sólo estan por el cheque y que su labor deja mucho que desear. Pero creo que de esos hay en todas partes y en todas las profesiones dígase maestros, abogados, doctores (o no me diga que el IMSS no las ha encontrado más de alguna vez), SICÓLOGOS, albañiles, mecánicos, etc. Pero si se encuentra un mecánico abusivo ¿Qué hace? ¿Le dice de cosas hasta que le hace caso? ¿O le reclama hasta que le cobra menos? y la más importante ¿regresa a otra reparación? o ¿busca uno bueno y conciente? yo prefiero buscar otro, no importa que cobre mucho pero que me arregle bien mi carro y que le haga realmente lo que dice que la va hacer a mi carro. Entonces por favor haga lo mismo que con su carro, busque otro maestro en otra escuela, aunque cobren caro pero que haga bien su trabajo ¿o que su hijo no vale la pena?. Hablando en porecentaje, me atrevería a decir que cerca del 95% de los maestros que trabajan en escuelas privados son profesionistas muy comprometidos con su labor (y si no, los abligan).
Por lo pronto creo que con esto tendríamos mucho trabajo como padres y maestros: como padre pedir la opinión del maestro y como maestro estar conciente que no son tornillos si no seres humanos y que merecen toda nuestra atención para dar una opinión acertada.